Que hermosas son las bodas, personalmente me encantan, mis momentos favoritos son la entrada de la novia (ver la cara del novio) y los votos de amor, desde niña soñé con casarme, me colocaba las pijamas de mi mami y me imaginaba entrando con mi papá a encontrarme con ese príncipe escogido para mí, no puedo evitar recordar mi boda y llenarme de gozo, el 12 de julio se cumplieron 6 años de este, mi día especial.

El capítulo 4 de Rut se titula Booz se casa con Rut, también encontré otro título: La recompensa, la retribución a Rut: el matrimonio, me impacta muchísimo como el libro de Rut inicia con una tragedia y termina con una boda y el nacimiento de un heredero. No sé si tuviste una boda o no, lo que si se, es que nuestro Booz, nuestro Señor anhela renovar sus votos de amor contigo y hacer ese pacto para siempre. En el inicio del Apocalipsis el Señor le habla a su iglesia, la novia y le dice:

“Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.”

 Apocalipsis 5-2:4

Es tiempo de que renueves tus votos de amor con tu enamorado, que vuelvas al romanticismo con El, a la intimidad de su corazón y a hacer las primeras obras, El anhela restaurar tu alma y sustentarte toda tu vida, la recompensa será mayor a la que siempre has imaginado.

A los 12 años hice mi pacto con Dios de guardarme para el hombre que él tenía para mí, siempre soñé con que mi primer novio fuera mi esposo y hoy después de 20 años puedo decir que estoy disfrutando el campo de mi recompensa al abrazar a mi John (Booz) y a mi pequeño Noah (Obed), vale la pena esperar, tener fe, sembrar y confiar en que nuestro Señor tiene un campo lleno de fruto para ti y para mí.

DESAFÍO

– Escríbele una carta al Señor y renueva tus votos y pacto con El, organiza una noche romántica en la que se la leas y le expreses tu fidelidad y           amor.

– Pídele al Señor que te muestre que primeras obras tienes que restaurar: tu lugar secreto, la predicación, el servicio a Dios y a los demás, etc.

Con amor, Vanessa Páez
@vane_paez