Llegue a la iglesia teniendo un noviazgo de 5 años y 1 más estando en ella, tenía la seguridad que esta persona seria mi esposo, mis sueños y mi felicidad se harían realidad, lo anhelaba con todo mi corazón, era una buena intención. Un día el Señor nos guio a separarnos, difícil decisión, iba en contra de mi voluntad, estaba escuchando un NO de parte de Dios a mis sueños. Lloré por mucho tiempo permitiendo la amargura, la soledad, sentía incertidumbre sobre mi futuro (no veía a nadie más para mí, todos me parecían feos), sentía que mis sueños se habían enterrado, esto lo permití durante 4 años.

Al leer Rut 4, me identifico con Booz, anhelaba en su corazón tomar a Rut por su mujer, era un buen deseo, más creo que en alguno momento de su historia sintió que sus sueños podrían no hacer realidad.

V1-4 Booz no se guio por su voluntad, entendió que la palabra daba instrucciones claras sobre cómo actuar en cada asunto de la vida (aun cuando humanamente parece lógico o pensamos que nadie debe entrometerse). La ley indicaba que solo podía redimir el pariente más cercano y no el que tuviera solo una buena intención, por lo que decidió buscarlo, con la incertidumbre de poder perder a Rut en un momento, doblegando así su voluntad.

Que sentiría cuando el pariente la primera vez dijo: Yo redimiré, vino un NO al deseo de su corazón. V5 “entonces replicó (declaro)”, Recreo los segundo que pudieron transcurrir e imagino a Booz declarando Jn 22:42 “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”, doblegando su voluntad al Señor y recibimiento un SI ETERNO, la bendición en plenitud.

Continuando con mi historia, entendí que, si quería un SI ETERNO, debía doblegar mi voluntad a la de El Señor, dejé de luchar contra Él y le entregué el control completo de mi vida. Hoy tengo a mi lado el hombre que el Señor había preparado para bendecir y con toda seguridad puedo decir su Voluntad siempre será mejor que la mía.

Mi NO momentáneo duro 4 años, tiempo que me impuse al no doblegar mi voluntad. El de Booz fueron minutos: al decidir obedecer la palabra y segundos: al doblegar su voluntad a la de El Señor. ¿Cuánto tardara el tuyo?

Para mí fue el área sentimental, ¿qué área de tu vida no has sometido a la voluntad del Señor? Tu Si está listo, no lo retrases más. Rom 12:2 NTV “Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta”.

DESAFÍO

1.  Elabora una lista de tus sueños en cada área de tu vida

2. Preséntalos en oración buscando sean estos acordes a la voluntad del Señor teniendo la seguridad que la verdadera bendición está en él.

3. ¿En qué área se te ha dificultado aceptar su voluntad, por qué? Busca consejería si necesitas ayuda.

Con Cariño, Mabel Laverde
@mabellaverde