Hace 23 Años inicie mi camino en la vida cristiana, en el momento más oscuro de mi vida y en medio de la incertidumbre de que sería mi futuro, y el de mi hijo de tan solo año y medio, cuando faltaban pocos días de firmar mi divorcio con tan solo 5 años de casada, cuando naufragaba en medio de la desesperanza y el dolor, fue allí cuando me encontré frente a Él, Mi Redentor llegó a mi encuentro, transformó las circunstancias adversas de mi vida, le dio un giro a mi brújula y dirección a mi camino.

Creo que Rut se encontraba en una situación similar, con un gran dolor en su corazón acompañado del temor y la pregunta que sería de su mañana, pero al encontrar a su redentor Booz, su vida fue cambiada y encontró el camino que la llevó a la bendición.

Mi encuentro con Jesús no solo transformó mi vida totalmente, restaurando mi matrimonio, enseñándome a perdonar, sanando mi corazón, devolviéndome la esperanza, regalándome un hermoso hogar con tres hijos varones y una nuera que es ahora cómo mi Rut, sino que me enseñó a vivir a sus pies, a entender que solo en su presencia puedo conocer su voluntad, que solo basta ir en su búsqueda cómo lo hizo Rut con Booz, ella obedeció a su suegra, vistió sus vestidos, fue a la era descubrió sus pies se acostó allí.

He aprendido en los momentos más difíciles de mi vida, en los tiempos de prueba, en cada desafío que enfrentamos cómo mujeres en nuestros diferentes roles. Que la respuesta siempre está cuando nos postramos a sus pies, cuando le buscamos con intensidad.

Como lo hago?

1. Cree en la Promesa: Cree firmemente en que el Señor cambiará aquella circunstancia que anhelas ver transformada. Yo me aferré a la promesa que el Señor me habló y en cada momento difícil he encontrado una palabra que me hace creer en que vendrá la respuesta. En medio de la prueba me he aferrado y apropiado de esa promesa hasta que sea realidad en mi vida.

2. Visualiza: Debes tener fe, mirando las cosas que no son cómo si fueran. Mira tú milagro con los ojos espirituales así tus ojos físicos estén viendo las circunstancias adversas.                                                
Desde el comienzo visualicé a mi esposo siendo un predicador, amando, sirviendo a Dios y aunque mis ojos físicos veían un hombre alcohólico, maltratador, orgulloso, hoy mis ojos físicos ven lo que un día visualice.

3. Confiesa: Decreta en el mundo espiritual tu Milagro, confiésalo con tu boca así no lo veas en el mundo físico. Tus palabras tienen poder. Declaré y decreté mi promesa hasta que fue realidad, y en cada circunstancia lo hago.

4. Persevera: No te canses hasta ver que tu milagro es real. No hay tiempo para desmayar.

Querida Amiga, tal vez te has sentido triste, sin esperanza, sin rumbo. Quizá hoy estás a punto de abandonarlo todo, pero te invito a tomar una decisión:

  Vístete tus vestidos de guerrera

 Esfuérzate y deja atrás tu temor

⁃ Vence tu dolor, tu tristeza, tu incertidumbre

⁃ No te quedes como Orfa que prefirió huir hacia el camino equivocado, quizá el más fácil, más no el correcto

⁃ Tomate de la mano de tu Noemí y camina hacia la era de tu bendición

⁃ Descubre los pies de tu Redentor y póstrate ante Él.                                                    

⁃ Porque no hay lugar más alto que estar a sus pies, allí encontrarás la respuesta y la fuerza para esperar en tu promesa.

Rut 3:18 “Entonces Noemí dijo: Espérate hija mía, hasta que sepas cómo se resuelva asunto; porque aquel hombre no descansará hasta que concluya el asunto hoy.”

  • Él Señor concluirá tu asunto
  • Él concederá tu milagro
  • Él traerá respuesta a tus oraciones

Él cumplirá fielmente cada promesa que te ha hablado. Lo hizo con Rut, lo ha hecho conmigo, lo hará contigo.

 Entonces el Señor dirá de Ti:

Rut 3:11. “Ahora pues, no temas, hija mía; Yo haré contigo lo que tú digas, pues toda la gente de mi pueblo sabe que eres mujer Virtuosa.”

DESAFÍO

Te desafío a que sigas estos pasos para alcanzar tu milagro:

▪ Cree en la promesa.

▪ Visualizar

▪ Confesar

▪ Perseverar

Con Amor para Ti, Liliana Bernal
@lilianabn1